www.impulsateconsultoria.com

Tres pasos para generar ideas de investigación

Las ideas están por todo lado, hay ideas divertidas, de mejora, de negocio, ideas de creación, de innovación, lo que no saben muchos es que todas ellas tienen implícitamente ideas de investigación.

Para generar ideas pueden existir tantos métodos como personas en el mundo. Es cierto que cada persona se aproxima a su realidad desde la cultural que le es propia y desde ella intenta dar respuesta a cada acontecimiento.

En el caso de las ideas es preciso comprender que existen muchos tipos de ellas: ideas de viajes, ideas de comida, ideas de negocio, hasta  ideas de investigación que es lo que nos interesa en este momento, porque una investigación surge de una idea.

 

 ¿Qué es investigar?

 

Al igual que lo que pasa con las ideas, existe una gama de definiciones para referirnos al  concepto investigar, cada manual sobre metodología de investigación ofrece una definición con menor o mayor profundidad y puede decirse que todas apuntan a lo mismo con ciertos matices que finalmente abarcan la definición dada por el diccionario de la Real Academia Española en su tercera acepción, investigar es “realizar actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre una determinada materia”.

 

Pero ¿solo los intelectuales investigan? ¡De ninguna manera! Todos llegamos al mundo con la capacidad de aumentar nuestros conocimientos aún sin ser conscientes de que ello representa una actividad intelectual o que se requiere un método para hacerlo. Nadie nos da el método pero con el tiempo lo perfeccionamos y el modo sistemático queda a discreción de cada uno, lo cual es una forma de arte.

 

El arte de investigar

 

Hablando de arte recuerdo que uno de mis maestros en la carrera alguna vez lo definió  como la forma de “ver lo mismo en forma diferente”, una aproximación interesante que evita una única verdad sobre el concepto y sobre todo de lo que se observa.

 

Diez años después mientras recogía los saberes previos con un grupo de niños de tercero de primaria, uno de ellos respondió que investigar “es ver las cosas de forma diferente” y fue ahí cuando entendí que la investigación también era arte y que los investigadores éramos los artistas; en la vida con un método propio y en el ámbito científico con un método heredado de la ciencia, el método científico.

 

Lo anterior quiere decir que una investigación, sea cual sea, no se hace de cualquier manera, siempre hay un método y siempre hay alguien, el
investigador, que le imprime un sentido propio por más objetiva y exacta que se espere sea la investigación. De ahí que no hayan dos investigaciones iguales así se reúna a un grupo de investigadores a observar el mismo fenómeno, lo que llaman los teóricos sociales: la reflexividad.   

 

Pues bien, aquí lo que haré justamente es proponer un método para generar ideas, pero no cualquier tipo de ideas, hablo de ideas de investigación porque una investigación proviene de una idea. Las investigaciones no surgen de la nada, no se hacen así mismas, sin duda son creadas por alguien que generó una idea. La investigación no es, se hace constantemente y en esa medida se hace el investigador. En el hacer parten de lo simple a lo complejo, siendo lo simple no tan simple porque la simpleza también tiene su arte y el arte por más simple que sea también tiene su complejidad.

 

En esta lógica se puede decir que lo simple corresponde a las ideas, esas que cruzan de vez en vez por nuestra cabeza y que se pueden esfumar inmediatamente, pueden permanecer algún tiempo y luego desaparecer o pueden con éxito llevarse a la acción.

 

 

 ¿Cómo generar ideas de investigación?

 

Ya se dijo que pueden existir diferentes métodos para generar ideas, no hay una única receta, cada quien elige la forma que le permita obtener mejores resultados. Aquí solo quiero proponer una forma que he identificado a partir de mi experiencia en la investigación.

 

Para generar una idea de investigación según mi método hay que ubicar tres puntos que llamo contextos: contexto formativo, contexto personal y contexto observado (social, biológico, tecnológico, cultural, entre otros). Estos tres puntos marcan la pertinencia, la viabilidad y la plausibilidad que se busca en toda investigación para su validación.

 

Tu carreta, tus motivaciones temáticas y un fenómeno de interés a resolver o aportar (sea éste de cualquier índole) son los tres elementos que convergen en una idea de investigación. Ahora, ubícate en cada uno y hazte las siguientes preguntas. Con las respuestas tendrás suficientes elementos para darle orden a tu idea y proceder a delimitar el problema que quieres abordar. Cuéntanos cómo te va con esta metodología.

1. ¿Cuál es tu carrera? Si estás en psicología y necesitas un trabajo en esa línea, no es pertinente ni viable en términos de conocimiento hacer una tesis enfocada en ingeniería civil por más interdisciplinariedad que se quiera promover. Puede parecer obvio pero casos se han visto.

 

2. ¿Qué te motivó a entrar a tu carrera? ¿Qué tema ha llamado tu atención durante la carrera? ¿Tienes alguna experiencia laboral o práctica que quieras conectar con tu carrera? Piensa de nuevo en las motivaciones que te llevaron a estudiar tu carrera, ¿Se han modificado? ¿Qué hizo que se modificaran? ¿Cuál es tu tema de interés actual dentro de la carrera?

 

3.   ¿Qué aporte puedes realizar desde tu carrera y motivaciones a un fenómeno o situación social, tecnológica, biológica…? Si no lo tienes claro revisa en tu universidad y en otras instituciones las últimas tesis, artículos y libros donde se aborde el tema que te interesa, siempre en el contexto de tu carrera. Durante la lectura identifica qué problemas han sido abordados y así tendrás una idea para direccionar tus esfuerzos. De no encontrar información que te aporte, no te angusties, la falta de información sobre el tema de interés también te permitirá justificar tu idea.

Igualmente puedes revisar en el Plan de Desarrollo de tu municipio el componente al que puedes generar aportes o convérsalo con tu asesor(a) de tesis una vez hayas agotado las anteriores opciones, con ello sabrá que has estado avanzando en el proceso, además tendrás argumentos para decidir sobre una u otra opción que se plantee.